Jesús Candel, más conocido como Spiriman

Los 5 enemigos de Spiriman que ahora lloran su muerte

A lo largo de su vida, Jesús Candel se vio envuelto en varias polémicas por sus declaraciones

Jesús Candel, más conocido como Spiriman, acumulaba miles y miles de seguidores en las redes sociales. Su lucha por la sanidad pública, sus polémicas declaraciones y su lucha contra el cáncer le convirtieron en un rostro muy conocido.

Si por algo se definía a Spiriman era por dar su opinión independientemente de las consecuencias que pudiera tener. Él iba de cara y sin filtros y esto le generó varios problemas en su día a día. Repasamos el nombre de algunos de los principales enemigos de Jesús Candel y que ahora lloran su temprana muerte.

Susana Díaz. La expresidenta de la Junta de Andalucía denunció a Jesús Candel y la justicia condenó a Spiriman por dos delitos continuados de injurias con publicidad. El médico tuvo que pagar más de 6.000 euros de indemnización a Díaz tras llamarla "hija de p". La misma sentencia dictó que también pagara 2.500 euros al exviceconsejero de Salud, Martín Blanco.

Colegio de Médicos de Granada. Este organismo sancionó a Spiriman hasta en tres ocasiones. Estas sanciones implicaban su inhabilitación para 10, 30 y 100 días respectivamente, pero nunca se llegaron a ejecutar porque Candel presentó recursos en la justicia ordinaria.

Pedro Sánchez. El presidente del Gobierno se convirtió, prácticamente, en el enemigo número 1 de Spiriman durante la pandemia. Lo acusó de "soberbio", "impresentable" e "incapacitado", le deseó que se pudriera en la cárcel y le llamó "hijo de p" en más de una ocasión.

Jesús Candel, camino al juzgado
Spiriman fue acusado varias veces por sus acciones | Europapress

Antonio Osuna, María Jesús González y Magdalena Palomares. Se trata de varios doctores o personas relacionadas con la sanidad andaluza que han tenido denuncias cruzadas con Jesús Candel. Spiriman fue condenado por delitos relacionados con el derecho al honor y tuvo que pagar 5.000 euros a Osuna, 5.000 más a González y, finalmente, 30.000 a Palomares por acusarla de "lameculos de su jefe".

Spiriman tuvo enemistad con gente del mundo de la sanidad, de la política, pero también de la esfera judicial. Candel fue condenado a pagar más de 4.000 euros tras haber dicho que Pedro Jiménez, Fiscal Jefe Provincial de Granada, tenía "boca de chupar culos". Además, también tenía un proceso pendiente contra el juez Miguel Ángel Pareja, a quien acusó de "mísero y cobarde".