Íñigo Onieva con gorra

Íñigo Onieva es infiel y... moroso: Arrastra una vergonzosa deuda

Los incidentes se produjeron cuando Íñigo estudiaba en Milán

Íñigo Onieva sigue en el centro del huracán. Y es que, tras su polémica separación de Tamara Falcó, ahora un compañero suyo ha desvelado que Onieva también es un moroso. Al parecer, el ex de Tamara Falcó arrastra una deuda con un amigo desde hace muchos años, una que no ha pagado de momento y que lo deja en evidencia.

Todos recordamos las últimas horas de la relación de Tamara y Onieva. Ellos, que se habían prometido días antes, fueron los protagonistas de las portadas al salir a la luz un vídeo de Íñigo siendo infiel a Tamara. Desde entonces, cada uno hace su vida. Tamara sigue ocupada con sus proyectos profesionales, e Íñigo intenta volver a la normalidad rodeado de su familia.

Sin embargo, una nueva polémica ha sacudido su existencia, pues ahora se ha sabido que además de infiel, también es moroso. Onieva estudió durante un tiempo en Milán, y allí compartía piso con otros estudiantes. El bueno de Íñigo ocupó la habitación de un joven que volvía a España, y que ahora ha decidido hablar sobre lo que pasó.

Al parecer, Onieva negoció con el joven el traspaso del dormitorio, pero también lo hicieron con un frigorífico que el joven había comprado mientras residía en Italia. El joven, que ha aparecido en Socialité para explicar lo que pasó, asegura que negoció con Onieva la compra del frigorífico, pero relata lo que finalmente sucedió y no deja en muy buen lugar al empresario ni a su madre.

Íñigo Onieva con su madre
La madre de Íñigo participó en lo sucedido | Europapress

El joven pedía 150 euros por la nevera, pero Íñigo se negó. Sin embargo, su madre, Carolina Molas, quiso negociar por el electrodoméstico, y ofreció la ridícula cantidad de 30 euros. Finalmente, al ver que ni Íñigo ni su madre daban su brazo a torcer, el joven cerró el acuerdo, pero para su sorpresa, jamás recibió el dinero.

Está claro que no es una deuda inmensa, sin embargo, este hecho sirve para conocer un poco más a Onieva y a su madre, y por eso el joven ha decidido contar toda la verdad. La imagen de Onieva está cada vez más en entredicho, y pese a las últimas fotos en las que se le ve saliendo de misa, parece que  nunca va a cambiar.