Logo marujeo.com

Aída Nízar agredida por los sindicalistas el día de la fracasada Huelga General

El pasado 29-S, día de Huelga General en España, muchos nos decantamos por disfrutar de nuestra libertad y pleno derecho a trabajar.

Yo opté por utilizar mi derecho a seguir produciendo, en vez de hacer caso a unos sindicalistas pesebreros y representantes de sus propios intereses, para nada de los trabajadores de a pie.

Aída Nízar ha sido una de esas personas que han ejercido su derecho a trabajar, a informar, a ofrecer a los telespectadores la realidad que se vivió en las calles de esta mísera huelga desde su espacio “Objetivo Aída”. Y, triste e indignantemente, Aída Nízar ha sido agredida como persona trabajadora y como mujer por estos vándalos, algunos de ellos equiparables a los etarras.

No es justo que a un empresario le rompan la cristalera de su negocio por decidir ir a trabajar, del mismo modo que tampoco es tolerable que unos sindicalistas sin estudios ni oficio ni beneficio, intenten arrancar el micrófono a Aída mediante la fuerza. Su micrófono, instrumento comunicador, aunque incluso sin él nos hubiésemos enterado de lo miserables que son.

“¿Por qué no te vas? Vete ya de aquí”, gritaba un sindicalista a Aída, mientras intentaban echarla del lugar, tanto a ella como a su equipo de cámaras.

¿Así luchamos por el progreso de un país? ¿Maltratando a quienes luchan por una sociedad mejor?