Logo marujeo.com

Amy Winehouse es una ninfómana insatisfecha

amy winehouse ninfomana

Es inevitable que sintamos lástima  al escuchar a Amy Winehouse en Los 40 Principales o Radio Esmegma (porque por supuesto, a nadie se le ocurre comprarse un disco suyo en estos tiempos de crisis) cuando vamos en coche de camino a casa o al chabolo. Es tan mel-odiosa. Otra cosa diferente es cuando la vemos en directo sobre el escenario, entonces deseamos hacerla desaparecer de nuestra vista y del mundo lo antes posible y de cualquier manera.

Pero ahora tenemos algo mucho más importante que su música y su vida/muerte: unas declaraciones que ha hecho el rockero Jonnathan Jeannevol, ex novio de la drogadicta y alcohólica más vendida en la actualidad, es decir, ella, Amy Winehouse.

Respecto a su salud, Jonnathan comenta que «no ha mejorado nada, sigue consumiendo drogas y alcohol como siempre. Ella debería dejar la música y empezar otro tratamiento».

Y lo más morboso, caliente e interesante de todo: «Ella está viciada al sexo. Lo hacíamos por horas y nunca quedaba satisfecha. Amy necesita ayuda. Ella tiene serios problemas con las drogas, y por lo que yo sé, también con el sexo», ha confesado dejando clara la ninfomanía de Amy, que le ponía los  cuernos con el músico  Alex Claire y con Blake Fielder-Civil, su actual marido, y aún no se quedaba a gusto.

Esa Amy, que aún en sus peores momentos físicos, está ardiente, dispuesta, receptiva, hambrienta de sexo, lubricada y dilatada, y aunque sin voz, no pierde su instinto básico de mujer objeto.

Siempre podrá dedicarse a la prostitución o irse ‘pa Asturies a ordeñar vaques, oh”.

Fuente: Farándulas.